Viajar no es solo recorrer un camino, es una nueva forma de ver las cosas, es una búsqueda permanente  en descubrir, desde lo más simple  como la efímera sombra  de un árbol, hasta las más complejas  incógnitas de la vida; pero de una manera más profunda e intensa, ‘percibiendo aromas y sabores  distintos que matizan una actitud  y un  pensamiento cambiante.

Todas las mañanas me despierto y pedaleo con la misma ilusión del primer día de este viaje,  pero al mismo tiempo con la incertidumbre de donde dormiré esta noche, la bicicleta me permite entrar en el corazón de cada pueblo, navegar entre sus venas y sentir los latidos de su gente, por un torrente fluido de  emociones, sentimientos, motivaciones e ilusiones. Cada uno tenemos miedos e incertidumbres pero también esperanzas y sueños, por ahora estoy viviendo el mío.

DCIM100GOPROGOPR1365.

Laos es uno de esos países poco conocidos y más pobres de Sudeste Asiático, posiblemente por eso conserva mucha autenticidad. Es un país agreste y rural, con una naturaleza física  desbordante, decorada por impresionantes cordilleras, cascadas con aguas verde mentoladas, una densa selva tropical que contrasta con sus monjes de túnicas naranjas vistosas y su gran bagaje cultural.

4
Paisaje montañoso del norte de Laos

Una vez realizados los trámites migratorios en la frontera, empecé a pedalear y adentrarme en Laos, con la sorpresa de que a penas a los cinco primeros kilómetros  la cosa comienza a ponerse cuesta arriba, son  grandes pendientes que tengo que pedalear; disfruto de su tranquilidad, del verdor de los bosques,  de la carretera  angosta y polvorienta por donde de vez en cuando circula  uno que otro carro, prácticamente tengo la carretera a mi mandar.

3
Un tractor es el transporte más utilizado en las partes rurales de Laos

Desde la entrada empieza Laos  a obsequiarme gratas imágenes a mis retinas y a castigar  mis piernas, porque cuando la vía se pone muy empinada empiezo a sentir unos pinchazos en mi pantorrilla derecha que aun anda un poco resentida, la primera semana se caracterizó por ascensos de dos a tres veces al día hasta los 1500 metros y descensos hasta los  600 metros en las partes bajas  del río, acompañado siempre por  un sol canicular que azotaba  fuertemente todo el día; era la factura que tenía que pagar para atravesar los pequeños pueblos, dispersos a lo largo del carretero, de casas sencillas  construidas de bamboo y cubiertas por esteras y hojas de palma, los niños  levantando sus manos y corriendo unos metros atrás de la bicicleta me saludaban gritando sonrientes “Sabaidee”, (Hola en Laosiano)

IMG_9471

IMG_3315

IMG_3521
Vista desde la cumbre desde una las montañas de la cordillera Laosiana

Al llegar a Xam Neua la capital de esta provincia fronteriza, hago un receso por un día para lavar la ropa y descansar un poco en un hostal, que después de una semana de dormir en carpa viene muy bien darse ese “lujito”. Al siguiente día, avanzada un poco la mañana  salgo con dirección a Phonsovan. La geografía montañosa es idéntica al tramo anterior, el sol ya se oculto, comencé   a buscar  un espacio en un pueblo pequeño para  descansar,  me costó mucho conseguirlo y luego de un par de intento fallidos en un centro de salud y una casa, conseguí ubicarme en un pequeño jardín alado de un garaje de una casa particular de una anciana y un niño que muy amablemente me lo facilitaron. Ya con la carpa instalada y predisponiéndome a dormir, se me acerca una pareja muy bien intencionada que  trataba de comunicarse con palabras y   señales para  ofrecerme un mejor lugar para descansar. Este ofrecimiento implicaba desarmar la carpa y volverla a colocar en otro sitio; me encontraba muy cansado por  la jornada del día, pero ante tanta insistencia accedí, incluso porque  suponía que me  ofrecerían un lugar más agradable dentro de su casa.

IMG_3793
Altar de Buda dentro de una cueva en Van Vieng

En efecto, junto con los niños colocamos la carpa, aunque no era necesario hacerlo porque estaba bajo techo; sin embargo, lo hice para dormir tranquilo evitando la molestia de los zancudos. Armada ya la carpa me percato que, a más de la familia, habían llegado otras  personas a esta casa, incluso  un  policía que hablaba fuera de la casa por teléfono, lo cual  me pareció de lo más normal. La dueña de casa me estaba preparando algo para cenar y justo cuando me predisponía a comer me increpa en inglés, un segundo policía  y me dice que no puedo dormir en una casa de Laos,  está prohibido, que recoja mis cosas y me vaya a un hotel.

IMG_3977
Primer intento de dormir en la noche del desalojo policial

Estaba muy cansado, además ya por dos veces armé la carpa en la misma noche, por tanto no estaba dispuesto a moverme de allí,  le dije que no tengo dinero, que me había quedado sin efectivo y por eso estaba pidiendo posada. Hizo otra llamada, probablemente a un superior, luego insistió con más vehemencia;  sin otra alternativa por tercera vez tuve  que desarmar la carpa y sin probar bocado alguno subirme a un camión viejo para llevarme a dormir en el cuartel y lo que es peor a unos 15 kilómetros cuesta abajo. Al siguiente día nuevamente me tocará subir  esa montaña.

Después de todo no me supo explicar las razones por las que no me permitieron dormir en aquella casa. Asumo que tienen restricciones al ser  Laos un país socialista; en ese sentido, alguna vez un amigo cubano me comentó que deben pedir  autorización al gobierno para recibir a un turista en su casa.

IMG_9480
Una de las postales mas representativas de como vive la gente en el norte de Laos

PHONSOVAN

Laos, sin lugar a dudas,  es uno de los países más bombardeados en la historia de la humanidad y es precisamente en Phonsavan y el Norte del país los lugares donde,  no solo se evidencia las huellas de las explosiones sino  existen aún muchas bombas sin explotar, conocidas como UXO por sus siglas en inglés; aquí existe un grupo gubernamental dedicado exclusivamente a  la eliminación de las minas antipersonales (MAG).

IMG_3428
Bombas lanzadas por Estados Unidos durante la segunda guerra mundial

Phonsovan, antes de 1975  no quedó ninguna casa o edificio en pie, toda la ciudad y muchas más del Norte del país fueron devastadas por Estados Unidos durante nueve largos años. 

Evidentemente Laos era un país neutral en el conflicto entre Estados Unidos y Vietnam en la que los norteamericanos buscaban impedir que se extienda el comunismo del Vietnam de norte a Vietnam del Sur. Al compartir Laos cerca de 2000 kilómetros de frontera con Vietnam, era utilizado por los Vietnamitas del Norte para transportar municiones y tropas ante  lo cual Estados Unidos, mediante bombardeos aéreos intentaba frenar este suministro.

IMG_3461
Armamento bélico decorando la pared de una sala de una casa

En uno de los edificios de Phonsavan  hay una leyenda que dice “Una bomba lanzada cada ocho minutos, día y noche, siete días de la semana así durante nueve años. Dos millones de toneladas de bombas, es decir dos toneladas por cada Laosiano”

Actualmente según datos del MAG que tiene un Centro de visitante en Phonsavan,  estima que existen 50 víctimas anuales producidas por bombas antipersonales. En este mismo Centro pasan un documental sobre el tema y una agricultora anciana decía:

 “Lo que no entendíamos era por qué un día tras otro venían los aviones a bombardearnos cuando nosotros no habíamos hecho nada a nadie, y ni siquiera nuestro país estaba en guerra”.

IMG_3463
Muchas casas y restaurantes utilizan como adorno todo el material bélico lanzado por la aviación norteamericana

Estos son los secretos, como dije al principio que solo podemos descubrir viajando, son historias propias de cada país que desconocemos hasta que no pisamos su tierra y compartimos el sentir y la realidad con su gente.

Pasando a un tema más agradable, aquí también encontramos las llanuras de las jarras que son numerosos recipientes de piedra como puede apreciarse en la fotografía.

IMG_9432
Llanura de las jarras en Phonsovan

Se trata de uno de los enigmas arqueológicas, al respecto las investigaciones han planteado algunas  teorías que giran alrededor de sus orígenes. Una sostiene que aquí se guardaban restos fúnebres después de ser incinerados; otra, que manifiesta que eran depósitos de minerales de sal y hierro, y una tercera que simplemente eran depósitos de agua de abastecimiento para la estación seca. Pero la gente local  tiene su teoría  que sostiene que antiguamente era tierra de gigantes y uno de sus reyes después de ganar una importante batalla mandó a construir estas jarras para almacenar licor de arroz y  festejar la victoria durante siete meses. Esta última entre mito y verdad es la creencia popular que en algunos casos tiene mayor asidero.

LUANG PRABANG

En un inicio no estaba en mis planes ir a Luang Prabang ya que eso significaba desviarme cerca de 200 kilómetros de mi ruta hacia el Sur, por zonas montañosas que me tomaría de dos a tres días, pero después de haber conversado con muchos viajeros que decían que es la perla de Laos, decidí viajar allá, ¡Y vaya que fue una decisión  sabia!

IMG_9673
Templo Budista en el centro histórico de Luang Prabang

Considero que quien tiene poco tiempo para conocer el Sudeste Asiático, Luang Prabang, es el sitio que obligadamente debe ser visitado  para llevarse ese saborsito oriental de esta latitud del planeta, su comida, los monjes budistas, arquitectura colonial, elefantes, mercado nocturno, su gente, las increíbles cascadas de Kuang Si y sobretodo su ritmo de vida tan apacible que invita a quedarse mucho más de lo esperado, con justa razón la UNESCO le ha declarado   Patrimonio de la Humanidad.

IMG_9463
Mujer Laosiana hilando artesanalmente la seda

Aquí el día comienza muy temprano, antes de las 6 de la mañana las calles se visten de naranja, filas de monjes budistas recorren la ciudad en perfecto silencio recogiendo las ofrendas (arroz glutinoso, frutas, refrescos) de los habitantes de Luang Prabang, en lo cual participan también los turistas que le quitan un poco  el encanto a la ceremonia ya que para ellos no tiene ningún significado espiritual  entregar las ofrendas; en fin, no voy a entrar en  detalles,  mas adelante contaré mi experiencia en un templo budista autentico apartado de las zonas turísticas.

IMG_3767
Desfile al amanecer de monjes Budistas recogiendo ofrendas por las calles de Luang Prabang

Kuang Si, es una de las cascadas más espectaculares que he visto en mi vida con una caída de unos 50 metros el salto más grande, un tanto alejada de la ciudad  que después de pedalear sus 30 kilómetros de distancia y el calor intenso, no hay nada mejor que refrescarse en sus aguas verde mentoladas, sostenidas por piedras blanquecinas y rodeadas de la selva tropical. Las fotos hablan por sí solas.

M2

IMG_9579

IMG_5150

IMG_5148

IMG_5149

Al ser una ciudad turística no faltan los cientos de restaurantes de comida occidental como oriental con  precios desde lo más económico hasta lo mas costoso, pero lo imperdible aquí  es comer en un callejón donde venden buffets vegetarianos, se puede llenar el plato hasta donde tu hambre lo permita por tan solo 15.000 kips (menos de dos dólares) que junto a unos rollitos de primavera hechos a base de harina de arroz y rellenos de mariscos hacen  un auténtico banquete.

IMG_3614
Buffets vegetarionas en uno de los callejones de Luang Prabang

Antes de abandonar y despedirme de Luang Prabang fui a observar por última vez el atardecer con un anillo solar naranja gigante a orillas del río Mekong disfrutando de  una BeerLao bien helada en la mano; mal haría  en poner  una foto ya que no podría reflejar la belleza de este espectaculo natural.

18
El río Mekong salpicado por decenas de pescadores antes del ocaso

UN DIA EN UN MONASTERIO BUDISTA

De camino hacia la capital, pensaba llegar en un solo día, pero no fue así por lo que decidí pedalear por la noche por la carretera nacional, misma que no estaba en buenas condiciones,   constantemente las luces de los carros que venían en sentido contrario me encandilaban por lo que en cierto momento perdí el equilibrio en un desnivel y caí  a un lado de la calzada, fue entonces que nuevamente he llegado a la conclusión de lo peligroso que es pedalear por las noches y es que ya he pasado por situaciones similares, así que decidí buscar donde dormir, además  ya eran las 9 de la noche y es más complicado pedir posada.

Para mi fortuna al otro lado de la calle, había  un templo budista, sus  luces estaban apagadas pero me atreví a  llamar, se demoraron un poco en atenderme, salió un monje que poco o nada me entendía, con señas me indicó que espere un momento, enseguida salió un monje mucho más joven que hablaba un inglés casi perfecto facilitándome así  comunicarme con tranquilidad; gentilmente me ofreció su habitación para que descanse y él se ubicó en otro sitio.

8

Mientras me servía una sopa instantánea me contaba que él había aprendido ingles a través de la auto-enseñanza. Conversamos muchas cosas pero lo que más me interesaba era saber sobre su vida cotidiana en el monasterio, se aceraron otros monjes muchos más jóvenes y no pasó más de media hora que se despidieron ya que al siguiente día su jornada empezaba a las 4 de la mañana; antes de que se retire el monje que hablaba inglés le consulte si yo también  podría levantarme a esa hora y participar de sus actividades, esto  le sorprendió y me dijo que espere un momento que va a conversar con el maestro que estaba a cargo del monasterio, con quien precisamente me crucé en el pasillo cuando recién llegué. Desde mi habitación veía como gesticulaban bastante mientras conversaban, luego de un rato regresó con una sonrisa triunfante y me dijo que le costó convencerlo, pero  que no había problema que participe y lo que es más  si deseo puedo  quedarme el siguiente día.

DCIM100GOPROG0271886.

Así que horas mas tarde apenas escuché ruidos por el pasillo, me levante inmediatamente, había sido la hora de barrer y hacer la limpieza en general; en el monasterio habían aproximadamente unos 30 monjes de diferentes edades pero la mayoría eran menores a los 18 años, yo me uní al grupo de los mas pequeños,  nos tocó limpiar los baños y el patio trasero, de a poco comenzó a amanecer y unos 20 minutos antes de las 6 fueron a ducharse y cambiarse de túnicas. Los jóvenes lucían túnicas más elegantes con los hombros descubiertos y los mayores llevaban la espalda y los brazos cubiertos; uno y otros, colgado sobre sus hombros,  llevaban un recipiente de aluminio sostenido con una tela, a manera de mochila delantera donde recibirían las ofrendas de los fieles.

IMG_9652

A las 6 en punto se concentraron en la entrada del monasterio para realizar la ceremonia de las ofrendas conocida como Tak Bat, para entonces ya me había ganado la confianza de la mayoría y accedieron sin problema para que los acompañe y los pueda fotografiar. Sin más formaron dos hileras y comenzaron a recorrer los alrededores del templo con los pies descalzos y en completo silencio, lo único que se escuchaba de vez en cuando al caminar era el tintineo del recipiente metálico. En la calle los esperaban algunas personas sobre todo mujeres ancianas arrodilladas sobre una estera,  uno tras otro iban pasando a recibir las ofrendas como: arroz glutinoso y desabrido (tipico de Laos), refrescos, galletas, frutas y comida en general, luego  los monjes se colocaban en frente y cantaban mantras budistas en tanto que la  gente permanecía en silencio colocando sus manos en el pecho sostenidas con la parte lateral de sus dedos pulgares, este ritual se repitió entre 6 a 8 veces para luego regresar al templo. De cierto modo este ritual ya lo había observado en Luang Prabang, pero no con tanta solemnidad como en esta ocasión. Los fieles con esta acción buscan desprenderse del karma negativo de sus vidas.

IMG_9744

IMG_3871

IMG_3875

Ya nuevamente en el templo me imaginé que el desayuno iba a ser lo que la gente les había entregado pero no fue así, después de tomarse un receso se concentraron en el salón principal del templo; tres monjes, los  más antiguos incluido el Maestro que lucía una túnica marrón y se ubicaron al frente,   a continuación se ubicaron el resto; para esto algunas mujeres, habían traido comida de sus casas que la colocaron en charoles con soportes redondos en distintos platos y las ubicaron frente a los monjes, luego se pusieron de  rodillas y empezaron a rezar y  cantar los mantras. Todo esto lo observaba desde una esquina para no interrumpir la solemnidad de la ceremonia, oh sorpresa, el maestro con un gesto me invitó a tome asiento  junto a los monjes para participar del desayuno, pasmado ante la gentil invitación, tímidamente me senté en la parte de adelante a un costado del salón.

12

IMG_3881

IMG_3888

Lo que no  me pareció nada bueno fue la  actitud, no sé si llamarla solo machista, luego de servirse tremendo banquete (imposible comer todo eso una sola persona) los monjes abandonaron la sala y las mujeres se acercaron a los charoles, ubicados en la parte central  y se sirvieron lo que habían sobrado los monjes.

IMG_3893
Desayuno variado y sostenido en el monasterio
IMG_4050
Arroz glutinoso típico de la gastronomía de Laos, servido en canastitas de palma

Cuesta entender en Asia que los occidentales nos sorprendamos tanto de la sencillez y devoción de este tipo de acontecimientos, pero vivimos en mundos tan distintos  que estos contrastes culturales nos atraen poderosamente. Haber podido ser partícipe de esta ceremonia autentica, será uno de los mejores recuerdos que me llevo  del Sudeste Asiático.

VIENTIANE Y  SUR DE LAOS

En Vientiane su capital no me detuve mucho y me dirigí enseguida hacia el Sur ya que al tener tan solo 30 días de visado hay que ir seleccionando y reprogramando los días ya que es imposible conocer todo.

DCIM100GOPROG0392029.
Buda reclinado en el templo Pha That Luang en Vientiane

En las afueras de Vientiane pase por el Buda park donde existen esculturas de cemento que representan a seres humanos, dioses, animales y demonios de las tradiciones tanto del Hinduismo como del Budismo.

IMG_3970
Parque temático con esculturas gigantes del Hinduismo y Budismo

IMG_3962

Camino al Sur me quedé un par de días en el Bulaven Plateu que es la zona cafetalera de Laos adornada por un sinnúmero de cascadas, siendo la mas representativas la Tad Fane y Tad Yuang pero menos vistosas que la de Kuang Si en Luang Prabang, aunque tenían unas caídas de agua sorprendentes, pero debido a la estación seca no tenían mucho caudal.

IMG_9849
Cascada Tan Yaung en la zona cafetera de Laos

IMG_4011

SI PHAN DON LAS 4000 ISLAS DEL MEKONG

Ya para despedirme de Laos, prácticamente en la frontera con Camboya el río Mekong se desparrama y se multiplica en distintas vertientes provocando la formación de cientos de islas llenas de vegetación tropical y esbeltas palmeras, aunque creo que decir que son 4000 islas termina siendo una exageración.

IMG_4070

IMG_4071

Visité dos de las principales isla: Don Det y Don Khong, es un lugar relajado, un sitio perfecto para descansar sobre una hamaca observando los botes de los pescadores, admirar  la puesta de sol y beber una cerveza bien helada. Al moverme de una isla a otra me perdí por unos senderos pequeños disfrutando de la espesura de la selva.

IMG_9895

IMG_4089
Kayak por el río Mekong en Don Det
IMG_4096
Cataranas de Khone Phapheng en el límite de Laos y Camboya

El último día renté un Kayak con otros viajeros para recorrer algunos de los ríos e ir en busca de los delfines del Mekong que apenas se dejaron ver.

IMG_4021
Niños Laosianos mostrando manillas que les he obsequiado

Así termina mi viaje en Laos cargado de mucha naturaleza y espiritualidad…

2 Comments

  1. preciosa experiencia

  2. Laos, un lugar maravilloso.

    Gracias por compartir tu experiencia.

    #Saludos

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *