Luego de descansar plácidamente en el hogar de la familia Portugal – Melgar decidimos permanecer en la capital peruana los próximos dos días, con el objetivo de a más de descansar tomarnos un tiempo para lavar nuestras ropa, dar  mantenimiento completo a nuestras bicicletas, equiparnos con vestimenta para el gélido frío    que nos espera los próximos días durante el ascenso al Cusco y por su puesto conocer más de Lima.

m_IMG_5707

Aquí aprovechamos también para visitar la embajada de Ecuador en Perú con quienes departimos gratos momentos y nos ayudaron con algunas orientaciones para lo que nos restaba de nuestra permanencia en el país Inca.

Lima es una ciudad de contrastes nos sorprendió como han convertido el desierto que predomina en todo el perfil peruano en una metrópolis de 10 millones de habitantes 4 menos que la población de nuestro país.

La capital peruana tiene un bagaje amplio de una historia colonial lo que es evidenciado en su centro histórico rodeado de bellas iglesias, plazoletas, y museos que intentan conservarlo en el tiempo, donde funciona el congreso nacional, el municipio y algunas instituciones gubernamentales. Yoly una de nuestras excelentes anfitriones nos comentaba que el centro histórico se encontraba rodeada por una muralla elaborada de arena y residuos de conchas que bordeaba el rio Rimac, la cual los protegía de las invasiones piratas.

m_IMG_5692
Actualmente se evidencia una ciudad pujante que comienza a crecer vertical y vertiginosamente mente, pudimos apreciar muchos edificios  en construcción, en una emisora local escuchábamos que Perú se proyecta como el país con mayor crecimiento económico de Sudamérica para el 2014.

Finalmente luego de estos dos días no podemos terminar este relato sin agradecer profundamente a la familia Portugal – Melgar quienes no solo se contentaron con darnos un espacio en su casa sino brindarnos todas las atenciones posibles sus comidas incluían unos deliciosos aperitivos, bufetes durante la cena que esmeradamente preparaban Alan y Yoly; nos vamos con una deuda enorme, gracias infinitas por su gran hospitalidad y esa excelente calidad humana.

m_IMG_5625

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *