El Nom La, sombrero cónico, elaborado con las hojas de la palma de coco unido por hilos, es  utilizado por pescadores, comerciantes, agricultores y barqueros, siendo el símbolo característico de la identidad nacional de Vietnam.

Tradicionalmente es un país de campesinos y el cultivo predominante es el arroz, la indumentaria típica para esta actividad agrícola es el sombrero cónico, mediante el cual se protegen tanto del sol como de la lluvia.

IMG_3071

Al escuchar Vietnam la memoria se remonta a mi niñez, a las series favoritas de ese entonces “misión del deber” que relataba el conflicto armado entre Estados Unidos y los países de la ex Indochina (Vietnam, Laos y Camboya), desde luego narrada desde la perspectiva norteamericana. Acontecimiento de guerra que en Vietnam ya es parte del recuerdo y solo se lo puede rememorar en el Museo de la Guerra en Hanoi donde se conservan insignias, vestimentas y equipo bélico en general, confiscados a las tropas gringas. Es  obvio, la historia que encierran esas paredes, es otra. Más aún si recordamos que se trata de un país con una  extensa historia armada desde la expulsión de los franceses de la Indochina, cuando el país se encontraba dividido en dos, Vietnam del Norte y del Sur después del acuerdo de Ginebra

18
Museo de la guerra Hanoi
IMG_2886
Monumento de guerra en la Bahia de Halong

Respecto al tema antropológico y psico-cultural el  vietnamita es gente de carácter fuerte, con mucha fortaleza, eso explica la expulsión de los estadounidenses de su territorio, además de que se trata de un país densamente poblado, pues sobrepasan los 90 millones de habitantes. Su vida cotidiana se desarrolla casa afuera, en las veredas convirtiéndolas en: sala de juegos, comedor, parqueadero, lavandería, bar y siempre acompañados por una Bia Hoi  (cerveza de barril) bien helada  en la mano.

IMG_2724
Cena familiar en la vereda
IMG_2744
Peluquería y barberia en la calle
IMG_2696
Bar callejero

Tan pronto como crucé la frontera de China llegué a La Coi, la ciudad fronteriza de Vietnam,  donde prevalece la  arquitectura francesa en sus construcciones, sobre todo en sus hoteles, edificios de 4 a 5 pisos con dos a tres habitaciones cada uno. Ante estas circunstancias  ya se pueden imaginar lo  que implicó movilizar mis 6 bultos al cuarto piso de uno de ellos, en donde decidí descansar un día para ambientarme a mi nueva historia, misma que siempre se presenta diferente al cruzar una frontera, lo que no sucede en América Latina, ya que  la situación es muy similar, acá en  Asia al cruzar una frontera uno se  encuentro con  realidades totalmente diferentes: nueva moneda, diferentes rasgos culturales en gastronomía, usos y costumbres, diferente idioma, asi que toca resetear el disco duro y olvidarse  las dos o tres palabras del idioma del país vecino, en este caso China y entrar el idioma de los vietnamitas, que dicho sea de paso, es simpático escucharles hablar ya que sus palabras tienen entre 2 a 4 letras que  da la impresión que fueran tartamudos. Mi primera frase   vietnamita fue “com” y “pho”(arroz y sopa de fideos) que es la comida más común que se encuentra en el país y la moneda que empecé a manejar era el Dong, dinero que me hizo sentir millonario, pues tenía a mi haber dos millones de dongs, luego de cambiar 100 dólares.

IMG_3186
“Pho” sopa tradicional en Vietnam acompañada de tofu frito y frutas amargas

Norte de Vietnam

Después de un día entero de cicleada, una ruta de 30 largos kilómetros de cuesta por una zona montañosa, me condujo hasta Bac-Ha, pequeña comunidad en donde conviven algunas de las 50 minorías étnicas compartiendo el  territorio con el Norte de Laos y Tailandia.

El humo de la madera impregnado en el aire, las gallinas y los  cerdos husmeando sus estrechos callejones es lo más representativo de Bac-Ha, mi llegada  coincidió con el mercado dominical al aire libre, en donde las comunidades indígenas hacían gala de un frenesí de colores con sus vestimentas floreadas y bordadas, ofreciendo todo tipo de productos: comida, animales, víveres e incluso licor, a sus clientes.

IMG_8565
Comercializando el “Rouz” aguardiente de arroz
IMG_8584
Una pausa a la venta para almorzar, siempre acompañado por una Bia Hoi
IMG_8626
Niño Hmong acompañando a su Madre en el mercado dominical

 Al inicio del presente relato mencionaba sobre el carácter de los Vietnamitas, pues esto en virtud de que en cierta ocasión me invitaron  a ser partícipe de una cena, los tazones colocados con diversos alimentos en el suelo sobre una estera, alrededor de la cual se ubicaba la familia; mientras nos servíamos la comida y una que otra copa de licor de arroz, intentaba  comunicarme y  explicarles con la ayuda del mapa de mi celular que era de Ecuador, les indicaba fotos, les comunicaba los países a los que voy a recorrer; pero, de un rato al otro con señas y con un escaso ingles me señalan la puerta y pasaban de la hospitalidad al enojo, me echaron de su casa de una manera brusca, nada diplomática, incluso me propinaron un empujon; en principio pensé que era algo  particular en esa casa pero al repetirse dos y hasta tres veces, entendí que ya pasaba a un ámbito cultural.

IMG_2575
Merendando con una familia en Bac-Ha
IMG_3193
Una noche amena  en Nameo (frontera VIetnam – Laos)

El norte del país está contorneado por una zona montañosa sobre los 1000 metros de altitud, con los sembríos de arroz en forma escalonada en terrazas y campesinos en sus actividades cotidianas, de vez en cuando uno que otro búfalo de agua llevando a niños pastores en sus lomos.

Alimentación

No sé si ya me acostumbre a la comida picante o realmente ya bajó su intensidad en este país, pero lo cierto es que la comida ha ido muy bien, eso es un punto a favor, dejó de ser un dolor de cabeza menos, ahora al Pho o al Com siempre lo acompañaban de un plato de hojas de menta u otra hierba aromática que se las come directamente y que al final me terminó gustando esa combinación; pero, lo que me parecía raro era la transportación de perros enjaulados sobre motos que circulaban libremente por las carreteras.

IMG_2581
La comida siempre acompañada con hojas de menta

Cierto día ingresé almorzar en un restaurant y mientras almorzaba llegó una motocicleta y descargó un perro hornado. ¡Qué  experiencia tan desagradable! en ese instante estuve comiendo con mucho apetito una sopa de fideos con una carne muy dura; entonces, deduje que tipo de carne estaba sirviéndome. Alarmado deje el plato, pague la cuenta y salí. Quedó aprendida una lección, cuando en el menú se ofrezca Thit cho, se refiere a la carne de perro; días después pedaleando en la carretera observé letreros con fotos no solo de perros sino también de gatos a la entrada de los negocios de comida.

IMG_8732
Perro asado en un restaurant tipico en Vietnam
IMG_2743
Trnasportando perros en jaulas, que serán posteriormente faenados

Nosotros, en nuestra cultura  no comemos perros, los consideramos como mascotas e incluso parte de la familia, pero en Vietnam la carne de perro es ampliamente aceptada nos guste o no es un tema cultural y hay que respetarlo; en India por ejemplo  si matas a una vaca vas a ir a la cárcel lo que para nosotros es tan normal servirnos una buena parrillada de carne de res.

Revisando un poco en internet descubrí que  en Vietnam la tradición de comer carne de perro obedece a las hambrunas que ha ocasionado las guerras durante muchos años en este país, es por ello que comer perro es tan popular y parte de su vida cotidiana.

IMG_2973
Letrero en restaurant donde ofrecen perro y gato en su menú

 Hanoi

Después de una semana en  las montañas, con subidas y bajadas continuas llegué a la parta baja, a Hanoi su capital donde me quedé varios días para descansar y conocerla de cerca. Visité  un par de museos, aunque no soy muy amante de eso; sin embargo, motivado por el tema de la guerra, fui al Museo de la Guerra y la Cárcel de Hoa – Lo, allí a más  de los aviones derribados, los vehículos confiscados a los Estados Unidos, se observaba graficadas en maquetas algunas  estrategias de como ganaron la  guerra,  muchos túneles en compartimentos intercomunicados e incluso hospitales completos instalados en cuevas. Algo que me impresionó también en la Cárcel de Hoa – Lo es ver que tenían dos salones, en el uno se mostraba en figuras de ceras como permanecían presos los vietnamitas en la guerra de Indochina ajustados sus tobillos y una que otra forma de tortura, y en el otro salón se veía fotografías   de los prisioneros de Estados Unidos que más que estar en una cárcel parecía estar en algún complejo turístico jugando básquet, divirtiéndose, recibiendo chequeos médicos constantes e incluso celebrando la Navidad.

IMG_2709
Maqueta con compartimetos subterráneos durante la guerra
IMG_2703
Prisioneros de cera en la carcel de Hoa-Lo

IMG_2705

Al margen de la reminiscencia armada del país revelada en los museos, lo que también concita la atención   en Hanoi es su aterrador tráfico, convertido en un auténtico avispero de motos moviéndose en todas direcciones, condiciones y funciones: en contravía, sobre las veredas, transportando varias personas en una misma moto, cargadas de productos y una infinidad de cosas. Realmente fue un desafío entrar a esta ciudad en bicicleta; pero al pasar de los días aprendí a moverme en el caótico tráfico, me di cuenta que solo tenía que preocuparme por las motos que están a mi delante, los que vienen  atrás, ellos  se encargarán de evadirme.

IMG_8923
Tráfico nocturno en Hanoi
IMG_8868
Puesto de Bía Hoi (cerveza artesanal) conocida como una de las más baratas del mundo

El principal problema para el peatón es que los semáforos son extremadamente raros en Vietnam. Cruzar la calle es un verdadero riesgo, sabiendo que nadie va a parar. “Frenar” no es una opción, los conductores vietnamitas han desarrollado un sexto sentido para evitar obstáculos en el último momento.

IMG_2959
Accidente de moto en una de las carreteras del país

La causa del problema, al decir de una chica Vietnamita es que este país no cuenta con la suficiente infraestructura para organizar la invasión de carros, las autopistas y las principales calles de Hanoi son demasiado estrechas, las calles secundarias son  pequeños callejones y ningún carro puede entrar en ellas. El gobierno, como media de control, impone altos impuestos a los carros, el 200% del precio real del carro y sólo las personas ricas  pueden darse lujo de tenerlos.

Así que si necesitas llevar a tu esposa y a tus tres hijos a clases? No hay problema ellos se acomodan en su moto e incluso van almorzando al mismo tiempo. Necesitas mudarte de casa? No hay problema, pueden llevar su cama de dos plazas, la refrigeradora, el colchón y mucho mejor si es un solo viaje. Necesitas transportar un cerdo de más de 150 Kg? En la siguiente foto la respuesta.

12

Antes de abandonar Hanoi, asistí  al teatro Thang long para observar un show de marionetas de agua un espectáculo milenario; antiguamente los campesinos lo hacían en medio de los arrozales para entretener a los niños; aunque no entendí nada del guion, disfrute de la música y la habilidad de sus titiriteros para manejar las maniobras de las marionetas sobre el agua, sin ser vistos.

IMG_8848
Espectaculo marionetas acuáticas en el teatro de Thang long

Bahia de Halong

Con un alivio profundo al dejar el abombante tráfico de la capital Vietnamita avancé hasta Haipong, principal puerto del país, para tomar un barco que me lleve hasta la isla de Catba y conocer uno de los  tesoros naturales más bonitos de Vietnam.

16

En un inicio pensé dejar la bicicleta en Hanoi y pagar un tour, pero después de escuchar que los turistas eran víctimas de robos y  estafas porque no cumplen con el itinerario pactado, entonces entré en una gran incertidumbre. Decían que no es ninguna garantía contratar un tour caro o económico a la final las condiciones serán las mismas.

Esta es la parte negativa en las zonas turística de Vietnam, la gente siempre está a la caza del turista para timarlo, muchas veces trataron de darme mal el cambio, se aprovechan para exagerar los costos y por no preguntar previamente el valor de un jugo de caña, por ejemplo, me quisieron cobrar 5 dólares, 10 veces más de su precio original. La atención que brindan en los sitios turísticos siempre es deficiente y de mal gusto, están molestos, mal encarados, en ningún otro país he sentido esta actitud agresiva y desagradable.

Pero por encima de todo esto está  la impresionante Bahía de Halong, un paisaje alucinante salpicada por más de 3000 islas o islotes que contrastan con sus aguas esmeraldas, aquí tuve la oportunidad de recorrer gran parte de la isla en la bicicleta y subir a la cima de una de sus montañas para poder dimensionar toda la  belleza de este lugar; antes de abandonar la isla renté un Kayak un día completo para navegar con libertad y descubrir un nuevo islote en cada remada. Aquí les dejo unas fotografías que hablan por sí solas de este mágico lugar.

IMG_2838

IMG_2877

IMG_2884

En uno de estos recorridos por la Isla, en un camino secundario me encontré con unas gradas que conducían a la cima de un cerro, así que aseguré mi bicicleta y empecé a subir, al poco rato, después de caminar unos 10 escalones observé  un letrero que decía Zona Militar, prohibido el paso, reflexioné por un momento y me dije lo único que podráin hacer es regresarme, asi que continue subiendo. Ya cerca de la cima y también algo cansado, un militar a mis espaldas comienza a gritarme energicamente, de pronto asoma otro al frente y dispara al aire, dándome el susto de mi vida, me di la vuelta para bajar enseguida y uno de ellos me coge del hombro y sonrie indicándome con señas que puedo subir pero que no tome fotografías. ¡Vaya bromita!

IMG_8993

Tam Coc

De regreso al continente y recuperado del susto me dirijo hacia la frontera para cruzar a Laos, me detuve un par de días en Tam Coc, Provincia de Ninh Binh, desde mi percepción es uno de los tesoros mejor guardados de Vietnam con pocos turistas. Aquí el paso del río entre formaciones rocosas y valles es espectacular, donde se trazan unas vistas panorámicas que hacen que no te quieras mover de allí, especialmente desde lo alto del cerro Hang Mua.

IMG_3019

En este lugar se puede pagar un recorrido por el río, pero preferí hacerlo en la bicicleta bordeando el margen del mismo para disfrutar de esa belleza con mayor libertad. Lo que me llamó mucho la atención es que los barqueros, en sus mayorías mujeres, utilizan sus pies para remar

IMG_9291

IMG_3330

IMG_9145

Ya con pocos días para que la visa se me caduque, y con el buen sabor que me ha dejado Vietnam, empiezo a subir ligeramente las laderas hasta el punto fronterizo de Nameo para  descubrir Laos.

 

 

8 Comments

  1. G@ABY LOPEZ

    Cada letra escrita es toda una aventura en mi cabeza y a leer me imagino todo por lo que debes pasar en buenas y malas situaciones cotidianas ,pero al mismo tiempo estoy encantada con cada aventura como si se tratara de un cuento asi que mi Andresito adelante que espero tener el privilegio de seguir conpartiendo desde aqui todas tus vivencias que se hacen propias en cada lector .mil bendiciones adelante

    • Chilalo Errante
      Chilalo Errante

      Gabyta querida, que bueno saber que sigues esta aventura a través del blog, gracias por esa bueno vibra siempre te mando un gran abrazo

  2. Alexander

    Querido Andrés me alegra mucho leer tus crónicas, debe ser difícil no sentirse abandonado estando a la mitad de una cultura absolutamente distinta a la nuestra y más aún con esa “cordialidad” vietnamita, seguramente una población forjada en el combate. Aunque también por lo que veo arrastramos un problema común en todas las latitudes, la desigualdad social, esa desigualdad que deja a las sociedades a la desnudes del instinto humano de sobrevivir y con ello una serie de problemas concentrados y potencializados en las grandes ciudades. En este mundo polarizado cada pedal tuyo cuenta una historia y esa historia la recibimos con la perspectiva de que otro mundo es posible, como dice acá en México el movimiento Zapatista, un mundo donde quepan muchos mundos.
    Abrazos

    Alexander

    • Chilalo Errante
      Chilalo Errante

      Amigo querido realmente el viaje ha permitido descubrir muchas cosas no solo en haber estado en lugares increibles sino creo que lo que mas me llena y disfruto es poder comparir el dia a dia con la gente sus costumbres, su comida, sus colores y aromas. Y a su vez entender en la pequeña burbuja que vivimos frente a la diversidad del mundo

      Un fuerte abrazo

  3. Javier Auqui

    En realidad la narración te lleva a imaginarte como la pasastes algo único y maravilloso muchas veces incomodo por el temperamento de los Vietnamitas pero bueno a la final ellos tienen sus costumbres, un abrazo a la distancia Andrés que Dios te acompañe en tu aventura y te proteja y ten la seguridad que estas letras plasmadas quedarán grabadas en todos los que seguimos tu aventura de cerca, un abrazo

    • Chilalo Errante
      Chilalo Errante

      Asi es Javier precisamente poder experimentar estos comportamientos culturales de la gente te abren la mente tanto para darte cuenta en la burbuja que vivimos como para valorar nuestra cultura. Un abrazo Javier y gracias por compartir mi viaje a través de estas lineas

  4. Tania Rios

    Querido Andres que emocionante me resulta leer cada uno de tus relatos, tus vivencias, disfrutar de las fotos de cada lugar que visitas, descripcion de la gente y su cultura. Historias tan reales y tan bien contadas que me parece estar viviendolas tambien, has logrado traspasar la barrera de la distancia y hacernos conocer a traves de ti lugares tan magicos y tantas experiencias ganadas. He vibrado y sentido todas tus emociones, la incertidumbre cuando fuiste echado de aquella casa, el desagrado al saber que estabas comiendo carne de perro, el desconcierto con el trafico de motos, el susto que pasaste con esos militares y todo lo que cuentas que solo me llevan a esperar ansiosa a por leer la siguiente aventura de tus pedaleadas. Que maravillosa forma de viajar.

  5. Estimado Andrés, vaya aventura la tuya. Una gran envidia y al mismo tiempo admiración me invaden. Buen viento y buena mar mi estimado navegante de acero. Saludos José Gabriel (el amigo riobambeño de Julian 😉 )

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *