Realizamos el descenso mas largo de lo que va de #Lojaenbicialmundial desde los 3700 hasta los 400 metros de altura, pese a que no fue un descenso rápido debido al mal estado de la carretera en varios tramos, disfrutamos de la diversidad de ecosistemas y pisos climáticos, pasando desde el páramo hacia el bosque nublado, bosque montano para finalmente llegar la parte baja Amazónica.

Nuestro dia empezo con una gran niebla que cubría todo el dosel del bosque de a poquito los rayos del sol intentaban penetrar la espesa bruma, antes de alistar la salida me acerque un momento el rio y me sente en una de las piedras del lado derecho a deleitarme del concierto del trinar de las aves: urracas, oropendolas, loros formaban parte de esta escandalosa orquesta,  había  llovido toda la noche el rio estaba totalmente crecido y de un color marrón intenso, excepto el lado donde estaba sentado que era una pequeña poza que conservaba su color claro y los peces pequeños de color plata encendidos jugueteaban alrededor de mis pies. Como muestra del diluvio de ayer  nuestra carpa estaba empapada, además que ya es un poco vieja  había filtrado mucha agua mojando la mayoría de nuestras cosas incluyendo un par de libros y el cargador del celular de Ernesto que al intentar conectarlo se quemo al igual que el tomacorriente del restaurante que nos habían facilitado un espacio para acampar, enseguida recogimos el campamento  y a pesar de que todo estaba empapado guardamos  para poder continuar con el viaje.

m_IMG_8559

Nos encontrabamos en el límite del parque nacional Carrasco una área protegida por el estado boliviano de 622.600 hectáreas de extensión según un letrero al pie de la vía. Apenas al salir ya en la ruta habían dos adolescentes con dos sacos de latas de aluminio que las habían recogido a los lados de la carretera y esperaban el paso de la gran cantidad de camiones que circulaban por ahí, para lanzarle las latas entre sus llantas y reducir su tamaño. A pesar de ser una zona protegida existía demasiada basura arrojada desde las ventanas de los automotores.

Conforme avanzaba el día iba subiendo la temperatura,  algunos kilómetros mas adelante se podía apreciar en los patios de las casas las hojas de coca puestas al sol para su secado y posterior venta, un par de veces me acerque para conversar  con la gente sobre el proceso de secado, distribución de la hoja de coca entre otras cosas pero me encontré con personas herméticas que apenas contestaron mi saludo.

Seguimos avanzando en nuestro pedaleo pero había algo que me llamaba la atención era la vestimenta especialmente de las mujeres que pese a que ya estabamos en la Amazonia baja su vestimenta era idéntica a la de la sierra con pollera y blusas bordadas con encaje, realmente me pareció muy raro.

m_IMG_8403

Ya al caer la tarde llegamos a Montero, aquí nos había contactado Janice la presidenta del Club Rotaract Montero para darnos una mano a nuestro paso, es así que llegamos a la plaza central, mientras esperábamos su llegada nos servimos un  mocochinchi que es una bebida típica del lugar, ya en la Paz habíamos visto pero por su aspecto no nos atrevimos a probarlo. Una bebida muy deliciosa, su preparación  consiste en poner a hervir  agua con azúcar quemada y al final colocar canela y clavo de olor, para servirlo se pone en  cada vaso un durazno disecado en almíbar y encima esta preparación azucarada.
Mientras terminabamos de servirnos llego Jocelyn una integrante de club Rotaract donde  junto a ella avanzamos hacia la casa de Janice que nos recibió muy atenta y jovial con un rico pastel de yuca,  charlamos un poco del viaje Janice había contactado a una televisora local y tuvimos una entrevista en la sala de su casa.

Aprovechamos también aquí para lavar  la carpa y toda nuestra ropa mojada gracias a la gentileza de nuestros anfitriones, Adriana hija de Janice de 7 años de edad una niña con una personalidad encantadora y muy servicial, era la encargada de ayudarme a manejar la lavadora y a darnos todas las indicaciones para lograr un lavado perfecto y bien sincronizado de la ropa ya que a cada instante me recordaba alegremente que tenemos que subir a la lavandería a ver cuantos minutos restaban para concluir el lavado.

Terminado esto los amigos del club nos invitaron a una cena donde compartimos experiencias y conversaciones amenas, luego fuimos a descansar en un hotel que generosamente nos facilitaron los amigos de Rotaract Montero.

m_IMG_8304

Al dia siguiente continuamos nuestro recorrido hacia Santa Cruz que se encontraba a 60 km de distancia, ya en la vía nos servimos nuevamente un mocochinchi con unas empanadas de desayuno, Pasado el medio día llegamos a Santa Cruz una ciudad muy hermosa parecida un poco a Guayaquil, algo muy interesante aquí es que  la ciudad urbanisticamente esta conformada por 9 anillos concéntricos, cada uno de  2 km de distancia entre sí.

Santa Cruz es la ciudad de mayor crecimiento demográfico y económico de Bolivia.

Como ha sido la tonica durante nuestra estancia en Bolivia en todas las ciudades principales nos han dado una buena mano los amigos del club Rotaract y en Santa Cruz la capital de la hospitalidad no podia ser la excepción, antes de encontrarnos con ellos fuimos a la bicicleteria montero para un chequeo general de nuestros caballitos de acero, este sitio nos recomendó un Alemán radicado hace mucho tiempo aquí,  que distribuía pan en su bicicleta lo cual evidencia lo cosmopolita de la ciudad.

En el taller reemplazamos las cadenas, pastillas de freno y la llanta posterior de la bicicleta de Ernesto que ya cumplieron su vida útil después de casi 4000 kilómetros de recorrido era justo y necesario reemplazarlos.

Ya caída la tarde fuimos al hotel colonial gentilmente reservado por los amigos de Rotaract Santa Cruz.  Susan y Paola nos esperaban aquí para darnos un recorrido nocturno por la plaza 24 de mayo y por el parque de las fuentes danzarinas, aqui nos encontramos con mas amigos rotaractianos Helga, Agusto, Patricia y Jocelyn.
Para terminar la noche Sergio miembro del Rotaract las palmas nos invitó a la reunión de su club donde compartimos nuestra experiencia y difundimos las ventajas del uso de la bicicleta, Sergio nos hizo entrega de unas camisetas con la marca de Santa Cruz que a estas alturas del viaje nos caía muy bien vestir algo típico y diferente

m_IMG_8445

Al siguiente día nos levantamos temprano ya que a mas de ser un día de descanso y turismo aprovechamos para solucionar cosas pendientes, Ernesto fue al taller de bicis a solucionar el frecuente problema de su parrilla y yo me fui junto a Jocelyn a ver a la odontologa a pegarme un bracket de mi ortodoncia que se me había dependiendo días atrás.
Otro punto muy interesante y atractivo de Santa Cruz es la belleza de sus mujeres que conjugadas con su don de gente y buen sentido del humor las convierten en mujeres sensacionales.

En la tarde nos reunimos con Gina de Bicicultura Santa Cruz donde, mientras compartíamos un pique macho (plato típico de Cochabamba) intercambiabamos experiencias del activismo bicicletero.

m_IMG_8549

Para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la hospitalaria Santa Cruz Helga, Patricia, Jocelyn y Agusto nos invitaron a un bar – karaoke, era la primera vez durante todo el viaje que tomábamos más que una cerveza, Ernesto demostraba su dotes de artista en el karaoke que es el sello del lojano asi como nuestros amigos cruceños que se quedaban atrás.  Asi transcurrió la noche cargada de mucha alegría, música y diversión hasta cerca de las 4 de la mañana  que nos retiramos a descansar, pese a que era ya bien tarde y al siguiente dia deberiamos avanzar temprano, esa noche valió la pena para salir de la rutina y renovar energías para llegar hasta Brasil.

Andrés Verdezoto

Un comentario

  1. Gran expectativa por fin llegar a Brasil … Faltó la foto de las mujeres hermosas de Santa Cruz!!!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *